martes, 29 de octubre de 2013

CRISOPRASA: LA "OTRA" ESMERALDA. UNA PIEDRA REALMENTE BONITA Y APROVECHABLE



Una piedra singular y muy bella que enriquece las creaciones protagoniza. Considerada semipreciosa, es desde luego preciosa en cuanta a estética y rica en historia como pocas.


También conocida como crisopras o crisopas. La crisoprasa es una gema de la variedad calcedonia (forma fibrosa del cuarzo) que contiene pequeñas cantidades de níquel. Generalmente es de color verde claro, pero puede variar hasta el verde oscuro. Se la considera una piedra dura y se la utiliza como gema y para la fabricación de objetos ornamentales.


Una variedad de ágata (calcedonia) de color verde botella intenso. Es la ágata más valorada de todas las pertenecientes a la familia de las calcedonias. Su atractivo color verde es debido al níquel.
Debido a su relativa escasez en relación a piedras similares, y a su agradable color verde, la crisoprasa en una de las variedades más valoradas del cuarzo. Los especímenes de alta calidad a menudo rivalizan con el jade más fino, con el que pueden llegar a confundirse. Cortada en cabuchones (gemas abovedadas lisas con la espalda plana para su uso en joyería) puede ser tan deseada como la más delicada amatista.


Muy popular en la antigua Grecia. Como curiosidad, decir que Alejandro Magno siempre llevaba una encima antes de entrar en batalla.
La crisoprasa es la décima entre las doce piedras preciosas que componen las bases de las murallas de la Ciudad Santa, la Nueva Jerusalén que se describe en Apocalipsis 21:20. El simbolismo medieval identificó esas doce piedras preciosas con los doce apóstoles, y desde entonces se consideró la piedra preciosa crisoprasa como atributo del apóstol Judas Tadeo.
Actualmente se utiliza como piedra sustitutiva de la esmeralda, por su color y bajo coste en comparación con ésta.


Tiene una dureza de 7 en la escala de Mohs.

Entradas populares