domingo, 30 de enero de 2011

RUBÍ: la cuarta gema más apreciada del mundo, de enigmática belleza.


Si hablamos de la cuarta gema más apreciada del mundo, estamos refiriéndonos al RUBÍ:
Es una gema de color rojizo. Debe su color a los metales de hierro y cromo con los que está asociada esta variedad de corindón (óxido de aluminio Al2O3). Su nombre viene de ruber, que significa 'rojo' en latín.


Pertenece a la familia del corindón, junto al zafiro, siendo una convención de nombre la única diferencia entre ambas gemas. Se llama rubí a los corindones rojos y zafiro a todos los demás colores, incluido el rosado.
Se encuentran yacimientos de rubíes en Birmania, Sri Lanka, India, Madagascar, Tailandia, China y Rusia, además de encontrarse en menor cantidad en Sudáfrica, Australia, Groenlandia y Estados Unidos. Los de la península de Malaca y Tanzania son muy valiosos, llegando a alcanzar en valor a los diamantes de mismo tamaño

 


Muchos rubíes son una parte esencial de las insignias reales y otras joyas famosas. La Corona de San Wenzel bohemio tiene un rubí sin facetar alrededor de 250 quilates.

Algunos rubíes grandes famosos, tales como "Rubí del Príncipe Negro" (en esta imá

gen) y el "Rubí de Timor" en las Joyas de la Corona británica son en realidad espinelas, porque hasta el comienzo del siglo 19 se pensaba que eran rubíes. Y es que a lo largo de la historia, el brillo rojo de la espinela ha creado una gran confusión, provocando que mucha gente haya confundido esta increíble piedra con el rubí. De hecho, los “rubíes” más famosos del mundo son en realidad espinelas. Por ejemplo, el Rubí del Príncipe Negro (de 170 quilates), en los tiempos de la Corona Imperial Británica, y el Rubí de Timor (de 352 quilates), han sido autentificados como espinelas por algunos reconocidos gemólogos.
Los rubíes son una de las joyas favoritas de los ricos y famosos. Elizabeth Taylor tiene un espectacular set de collar y aretes de rubíes. Durante una subasta de la herencia de Jacqueline Kennedy Onassis en Sotheby's el 24 de abril de 1996, un anillo de rubí de 17,68 quilates se vendió por $290.000, algunos aretes de rubí en cabujón vendidos por $360.000, y un collar de rubí en cabujón fue una ganga a $ 247.500. Marlene Dietrich tenía un brazalete de rubí que se vendió en Sotheby's por $990.000.

Entradas populares